Trucos para mantener nuestra lencería erótica como el primer día

Cuando se decide utilizar lencería erótica para completar nuestras relaciones íntimas y probar cosas nuevas, no siempre pensamos en los cuidados especiales que pueden ayudar a mantenerla como el primer día, como son algunos consejos que exponemos a continuación.

Algunos cuidados

Lo primero que hay que tener en cuenta es que esta clase de ropa, como es lencería intima, precisa de los mismos cuidados que cualquier prenda delicada.

  • Se recomienda lavar con agua fría o como mucho tibia, ya que el agua caliente encoge algunos tejidos y los estropea.
  • Una buena opción es optar por el lavado a mano, con un jabón especial para prendas delicadas.
  • En caso de que finalmente optemos por el lavado a máquina de la lencería erótica, lo mejor es dividir en bolsitas de malla cada conjunto de lencería (braguitas y sujetador) para evitar que se estropee con el roce de las otras prendas, además así evitamos que se salgan los aros que muchos de los sujetadores llevan.
  • El programa debe ser especial para ropa delicada y olvidarse del centrifugado.
  • Hay que evitar frotar o retorcer la lencería erótica para eliminar el exceso de agua ya que pueden alterarse sus materiales más sensibles.
  • Para la elección del jabón, se debe decantar por los fabricados con glicerina, ya que es el más adecuado para proteger las fibras y en cuanto al suavizante, uno de calidad que ayude a condicionar el último aclarado.
  • Se debe dejar secar la lencería erótica sobre una superficie plana para que el no estropee la estructura el peso de la prenda mojada.
  • No se debe tampoco exponer directamente a los rayos solares ya que el lino y el algodón, pueden encoger, y la seda tiende a amarillear.
  • Para el secado, lo mejor es al aire libre y a la sombra.
  • Ante cualquier duda se deben seguir las instrucciones de la etiqueta interior de la lencería erótica, ya que el fabricante suele dar unas pequeñas instrucciones sobre el mejor cuidado de la prenda en especial según el tejido, su estructura, etc.

Siguiendo estas pequeñas pautas, nuestra lencería parecerá como el primer día, da igual el tiempo que la hayamos utilizado. A mayor cuidado, mayor rendimiento obtendremos de estas prendas tan especiales.

Desirée R.A.

Tambien te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.