5 Consejos para renovar tu lencería

Primer paso: El proceso de reducción

Puedes comenzar por poner en una superficie toda tu lencería y/o ropa interior para poder visualizar aquellas prendas que estén desgastadas, deformes o ya no sean de tu agrado. También debes desechar cualquier tipo de sujetadores que todavía son atractivos, pero simplemente no encajan bien.

Recuerda que debes tomarte medidas anualmente para asegurarte de que estás usando la talla de sujetador más cómoda y adecuada.

Con las partes de abajo, puedes rechazar todas aquellas que estén descoloridas, manchadas o ya no te vayan bien. Todo el mundo debe tener ropa interior muy cómoda y clásica en su colección, ya que estas piezas son la base para casi cualquier equipo.

Segundo paso: Mantener sólo los artículos que te gustan

Al ordenar tu colección de lencería y ropa intima, debes ir cogiendo cada pieza e ir preguntándote si te hace sentir bonita y si es así, consérvala, de lo contrario puedes deshacerte de ella.

Paso tres: Trata a tu ropa interior como a alguien que quieres

La mayoría de nosotros somos culpables de no tratar a nuestra ropa interior y lencería con el respeto que se merece. Otro consejo para asegurarte de que tu ropa interior es tratada con cuidado es lavarla correctamente, lo ideal es lavar las prendas delicadas a mano en agua fría, lávese las prendas oscuras, las de colores y las blancas por separado para asegurar que no se dañe ni se decolore. Recuerda nunca poner tu ropa interior en la secadora, en su lugar deja que se seque al aire libre en un tendedero.

Paso cuatro:Almacenamiento correcto

Una vez que hayas descartado la ropa interior que no sea necesaria, es el momento de centrarse en la mejor manera de almacenar su lencería más preciada. Hacer que sea sencillo y minimalista, asegurando se pueda ver cada pieza para que ninguna quede en el olvido.

Evitar plegar las copas del sujetador unas con otras, ya que esto puede causar daños en la forma. En lugar de eso, alinea tus sostenes con los ganchos traseros y colócalos verticalmente en el cajón o apilalos uno detrás de otro para mantener su forma.

Quinto paso: Hacer espacio para la nueva ropa interior

Ahora que has eliminado la ropa interior y la lencería que no tenía chispa de alegría y felicidad por más tiempo, es el momento de comprar algunas hermosas piezas nuevas. Al invertir en algunas lencerías de primavera, no se puede ir mal con un estampado floral y colores brillantes.

Como una pequeña propina extra, mantén tu nueva lencería con olor fresco mediante la compra de algunos revestimientos para cajones perfumados.

Tambien te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.